Interesante exposición del pintor centrada en su época en París. Tachado entonces de costumbrista y hasta vetado para la exposición universal se celebraría en la capital francesa en 1900, la obra del pintor destaca por su enorme crudeza y realismo.
Crónica de una época pesimista, tras el desastre de Cuba, su obra ahonda en la desgracia del orgullo dañado a través de la enorme presencia del negro, con la influencia de Goya y la presentación de una realidad castellana distorsionada que se mezclan con algunas referencias  vanguardistas.  

Publicado: 29 de Septiembre de 2017